Aceite vegetal usado

Todos los Centros Municipales de Distrito cuentan con un recipiente destinado a recolectar aceite de cocina usado donde los vecinos pueden depositar ese desecho –previamente envasado en una botella o frasco de plástico bien cerrado–. El objetivo es minimizar el impacto que produce este residuo en el ambiente, ya que aceite de cocina contamina el agua y afecta la fertilidad de los suelos; además, al solidificarse obstruye las cañerías provocando tapaduras, por lo tanto nunca debe arrojarse por desagües ni sumideros.

En 2017 se recolectaron 2.377 litros de aceite vegetal usado. 

El desarrollo de esta iniciativa ofrece una alternativa para convertir un desecho orgánico contaminante en un recurso aprovechable, es decir, de un desecho obtener un producto útil.