Reducción de desperdicio de alimentos

Descargá la Guía práctica para la reducción del desperdicio de alimentos

Estudios indican que a nivel mundial, anualmente se desperdicia un 30% de alimentos. La lista es encabezada por las frutas y verduras, luego le siguen cereales y carnes, y posteriormente los lácteos.

Miles de millones de toneladas de alimentos terminan en la basura o se malogran durante el transporte a los mercados en toda la cadena. La producción y manufactura de alimentos consume recursos naturales, económicos, energéticos y humanos.

Por tal razón, los alimentos no deben desperdiciarse, sino reutilizarse y consumirse responsablemente. En el ámbito doméstico también es posible evitar desperdiciar alimentos comprando sólo lo necesario para el consumo o conservándolos en la heladera, envasados y protegidos del frío.

En Rosario se estima que en los Mercados de Productores y de Concentración de Fisherton se pierden entre 10 y 12 toneladas de frutas y verduras por día

Los alimentos no se tiran

Para reducir el desperdicio de alimentos en la ciudad, en noviembre de 2015 se inició la campaña Los Alimentos No Se Tiran. La misma consiste en elaborar jugos con frutas recuperadas de los mercados de la ciudad (que de otro modo se hibieran descartado), y repartirlos entre los vecinos. Esta actividad se realiza en plazas y espacios públicos de la ciudad.

Además se realizaron clases de cocina a cargo del reconocido chef Luciano Nanni. En los encuentros se compartieron herramientas para reciclar alimentos, convertirlos en nuevos platos y evitar que se transformen en un residuo.

En 2016 se recuperaron 638 kg de frutas a través de la entrega de jugos en espacios públicos. Participaron 3.690 personas. 

Algunas estrategias para evitar el desperdiciar alimentos:

  • Elaborá dulces o compotas con frutas maduras y conservas con las verduras pasadas.
  • Con las verduras y restos de algunas carnes también podés hacer rellenos para tartas, empanadas o pastas.
  • Planificá las compras.
  • En la heladera, dejá los productos que puedan perecer más rápido al alcance de la mano.

Materiales gráficos para bares y restaurantes

En un trabajo conjunto con emprendedores gastronómicos de los corredores Pellegrini y Pichincha, se buscó la adhesión a la campaña Los alimentos no se Tiran y el compromiso de los comerciantes de entregar a sus clientes la sobra de los alimentos que pidieron.

En ese sentido, se invita a otros titulares de restaurantes a descargar un kit de piezas gráficas con mensajes que promueven la práctica de llevar los alimentos que no se consumieron.

Para descargar los originales hacé clic acá

Trabajo conjunto con el Banco Mundial

Rosario fue incluida por el Banco Mundial, junto a otras dos ciudades del país, en un proyecto que cuenta con financiación de esta institución orientado a delinear estrategias de reducción de desperdicios de alimentos. A partir de la incorporación de Rosario en el proyecto, y luego de un trabajo de campo realizado a nivel local, pudo conocerse que en nuestra ciudad se identifican como grandes generadores de desperdicios de alimentos a empresas del rubro alimenticio, supermercados, restaurantes y hoteles.

Con este mapa de situación, se diseñó un plan para ejecutar articuladamente con Escuelas de Cocina, ONGs, la cámara de hoteleros y gastronómicos de la ciudad y otros actores involucrados para lograr:

  • Empresas más eficientes que reduzcan los desperdicios de alimentos en origen.
  • Mejorar los procesos de redistribución para consumo de organizaciones sociales.
  • Sensibilizar a toda la sociedad en el consumo responsable y minimización de desperdicios de alimentos.