Hepatitis: Conocerlas para prevenirlas

Las hepatitis virales son un grupo de virus que causan la inflamación del hígado e infecciones agudas o crónicas. Los más frecuentes son los virus de hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. Tanto la hepatitis A como la B tienen vacunas gratuitas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación. Asimismo, existe tratamiento disponible para las hepatitis B y C.

Podés vacunarte de forma gratuita, durante todo el año en todos los vacunatorios

¿Cómo se transmiten?

Las hepatitis se transmite por el contacto con la sangre, secreciones corporales (saliva, sudor, lágrimas) de una persona infectada a otra; por tener relaciones sexuales sin preservativo (a través del semen y secreciones vaginales/anales); y de madre a hijo durante el parto. La hepatitis A, además puede transmitirse al estar en contacto con el agua, alimentos u objetos contaminados con materia fecal.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las veces las hepatitis no producen síntomas y la enfermedad pasa inadvertida, por lo que sólo se la puede diagnosticar mediante análisis de sangre. Sin embargo, una persona infectada puede llegar a manifestar síntomas como cansancio, fiebre, nauseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces claras, color amarillento de piel y mucosas, entre otros. Las hepatitis B y C pueden evolucionar en formas crónicas y producir enfermedades en el hígado como cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

¿Cómo se pueden prevenir?

En nuestro país todas las personas pueden vacunarse de forma gratuita contra la hepatitis B. En cuanto a la hepatitis A, deben vacunarse niños de 12 meses de edad y grupos en riesgo de contraer la enfermedad, previa consulta médica. Las vacunas de las hepatitis A y B se encuentran incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación y están disponibles en todos los centros de salud de la ciudad. En cuanto a la hepatitis C, los tratamientos médicos y la medicación también está disponible en nuestra red de salud y siempre podés consultar con tu médico.

Además, para prevenirlas es recomendable:

  • No compartir agujas, cepillos de dientes, máquinas de afeitar, jeringas y elementos cortopunzantes con otras personas
  • Exigir el uso de materiales descartables o esterilizados al hacerse tatuajes, piercings o implantes.
  • Usar preservativo desde el comienzo de todas las relaciones sexuales (vaginal, anal, oral).
  • Lavarse las manos con frecuencia y mantener la higiene personal y del hogar.
  • Realizar los controles recomendados durante el embarazo (ambos miembros de la pareja).

Diferentes tipos

Hepatitis A (VHA)

Es una enfermedad que se transmite generalmente por beber agua o alimentos (verduras o frutas frescas) lavadas con agua contaminada.. El contagio también se puede producir de persona a persona, por lo que es frecuente que en una familia haya varios afectados a la vez, o que aparezcan brotes en instituciones (por contagio simultáneo de varias personas con los productos contaminados). Actualmente es más frecuente en países en vías de desarrollo, donde las condiciones higiénicas son deficitarias. Se pueden tener síntomas como cansancio, color amarillento de la piel (ictericia) y orinas de color oscuro. En la mayoría de los casos se cura sin tratamiento, no progresa a formas crónicas y los pacientes quedan inmunizados, de forma que no se vuelven a contagiar de hepatitis A. Sin embargo, se puede contraer otros tipos de hepatitis.

Para prevenirla, la vacuna es gratuita y obligatoria y está disponible en todos los Centros de Salud de la ciudad, ya que está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación. También es importante practicar algunos hábitos:

  • Lavarse bien las manos antes de preparar alimentos, después de ir al baño o de cambiar un pañal
  • Los viajeros internacionales deben tener cuidado al visitar un país en vías de desarrollo, use agua embotellada para beber, para hacer cubitos de hielo y lavar frutas y verduras
  • Saneamiento ambiental: contar con agua segura y cloacas.

Hepatitis B (VHB)

Se contagia por vía sexual, de la madre positiva a su hijo, por transfusiones de sangre o por lesiones con agujas contaminadas. Los usuarios de drogas por vía parenteral, el personal sanitario, los pacientes en hemodiálisis, las personas que conviven con un paciente con infección crónica por virus B y las personas con sexo sin protección son los que más riesgo tienen de infectarse. La infección aguda suele pasar desapercibida, puede manifestarse como si fuese una gripe, aunque también puede dar síntomas como cualquier otra hepatitis. Algunos pacientes se curan sin secuelas y quedan inmunizados contra esta hepatitis. Otros pacientes mantienen su capacidad de contagiar a los demás sin que esto les afecte a ellos mismos, son los llamados portadores crónicos. Otro grupo puede persistir con la enfermedad y desarrollar hepatitis crónica o cirrosis.

Para prevenirla, la vacuna es gratuita y obligatoria y está disponible en todos los Centros de Salud de la ciudad, ya que está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación. Debe aplicarse en 3 dosis. Para evitar el contagio deben tomarse medidas de higiene personales, que refieren a la posibilidad de entrar en contacto con sangre de personas infectadas y al hecho de mantener relaciones sexuales seguras:

  • Usar preservativo desde el comienzo de todas las relaciones sexuales (vaginal, anal, oral).
  • No compartir agujas, cepillos de dientes, ni máquinas de afeitar.
  • Realizar los controles recomendados durante el embarazo (ambos miembros de la pareja).
  • Utilizar material descartable para las prácticas (asegurarse de que los instrumentos estén esterilizados, en caso de hacerse un tatuaje o perforación en alguna parte del cuerpo.

Hepatitis C (VHC)

Se contagia principalmente por transfusiones de sangre y agujas contaminadas. Con menos frecuencia, la infección se puede adquirir por vía sexual o materno-fetal. A veces el modo de contagio es desconocido. Más del 90% de los pacientes no tiene síntomas cuando contrae la enfermedad y ésta se suele descubrir de forma casual en un análisis o cuando comienza a dar síntomas porque ha producido una hepatitis crónica o una cirrosis. Entre un 50-70% de los pacientes infectados desarrolla una hepatitis crónica. Estos pacientes tienen la enfermedad y además la pueden contagiar a los demás. Por el momento, no hay vacuna contra la infección por el VHC.

Riesgo de padecer hepatitis

  • Gente que haya recibido una transfusión de sangre o derivados antes de 1990. Después de esta fecha, las pruebas que se realizan a las muestras de sangre minimizan tanto el riesgo que hace muy poco probable el contagio.
  • Usuarios de drogas endovenosas. Algunos estudios demuestran que hasta el 80-90% de estos sujetos son portadores de dicha infección. Con frecuencia existen pacientes coinfectados por la hepatitis C y el virus del VIH. La presencia de una de las infecciones puede favorecer la adquisición de la otra y la evolución de ambas puede verse influida.
  • Portadores de tatuajes y piercing: son un vehículo frecuente de transmisión de la infección. Cuando se realizan en lugares que no cumplen las medidas de higiene exigidas (uso de aguja única para cada individuo, material desechable, esterilización adecuada de los materiales)
  • Haber recibido inyecciones con jeringas o agujas no desechables.

Agenda

En el Mercado del Patio se comercializan alimentos de producción local y regional
23/11/17
Salud

Agenda

23/11/17
Salud

Agenda

25/11/17
Salud

Agenda

feria de la Salud
28/11/17
Salud

Agenda

Semana saludable 2017
10/11/17 al 29/11/17
Salud

Agenda

feria de la Salud
30/11/17
Salud