El cannabis es un planta con cuya resina, flores y hojas se elaboran las sustancias psicoactivas más conocidas como la marihuana y el hachís.

Su consumo, como el de la mayoría de drogas origen botánicos, ha acompañado a la humanidad desde tiempos inmemoriales, siendo usada con fines religiosos, medicinales y recreativos. También se ha utilizado tradicionalmente para la elaboración de fibras textiles (cáñamo). La planta es conocida en botánica como Cannabis sativa y sus efectos se deben a uno de sus principios activos: el tetrahidrocannabinol (THC) y canabidiol (CBD).

Efectos

La forma usaual de consumo en fumarlo, y así es fácilmente absorbido por los pulmones, por lo que llega al sistema nervioso central con rapidez y pocos minutos después del consumo empiezan a manifestarse sus efectos, que pueden durar entre dos y tres horas.

Es importante considerar que la marihuana se absorbe también por la via oral, por lo que es frecuente que sea consumida a través de su inclusión en preparaciones como tortas, scones, etc. El inicio del efecto psicoactivo es más lento, intenso y duradero. 

Si bien el uso de marihuana por vía oral reduce los riesgos y daños de la via fumada, es importante tener en cuenta que los riesgos del consumo a través de alimentos, radica en que puede haber una distribución desigual de la sustancia en las preparaciones y por lo tanto de mayor riesgo.

Los efectos más frecuentes son:

Luego del consumo de Cannabis pueden darse diversas reacciones orgánicas, las más frecuentes son las siguientes:

  • Aumento del apetito
  • Sequedad en la boca
  • Ojos brillantes y enrojecidos
  • Taquicardia
  • Sudoración
  • Descoordinación de movimientos

Riesgos

Los riesgos asociados al consumo de derivados del cannabis se explican tanto por las peculiaridades de su principal activo, el THC, como por el hecho que su consumo habitual es el fumado.

El THC es particularmente soluble en grasa y tiende a concentrarse en los tejidos grasos del organismo como es el caso de Sistema Nervioso Central.

A los siete días de haber consumido cannabis, el 50% del principio activo aún permanece en el organismo, favoreciendo su acumulación cuando el uso es regular.

Como consecuencia de este proceso existen algunos riesgos a considerar:

  • El consumo diario de marihuana puede alterar el funcionamiento psicológico del usuario, entorpeciendo sus funciones superiores relacionadas con el aprendizaje, la concentración y la memoria. Es por eso que si se consume antes de una clase u otra actividad de formación, se evidencian estos efectos.
  • Los efectos también afectan la ejecución de tareas complejas que requieren lucidez mental y coordinación psicomotora, como conducir un vehículo o tomar decisiones.
  • Pueden darse reacciones agudas de pánico y ansiedad, en personas predispuestas, así como también puede favorecer el desencadenamiento de trastornos psiquiátricos.

Entre las principales consecuencias de su uso por vía inhalatoria cabe citar:

  • Respiratorias: tos crónica, cáncer de pulmón y bronquitis en consumidores habituales de dosis elevadas.
  • Cardiovasculares: Empeoramiento de síntomas en personas que padecen hipertensión o insuficiencia cardiaca.
  • Sistema endocrino: Altera las hormonas responsables del sistema reproductor y de la maduración sexual.
  • Sistema inmune: El uso crónico del cannabis reduce la actividad de este sistema.

¿Consumís algo en exceso? Quizá necesites ayuda. Rosario tiene una red de servicios gratuitos para vos. Llamá al 4808797 o acercate a Gálvez 867, de lunes a viernes de 9 a 18 hs.