Las bebidas alcohólicas contienen etanol (alcohol etílico), sustancia que puede afectar el sistema nervioso central. Su uso excesivo puede traer diversas consecuencias para la salud, como:

Efectos fisiológicos

Los efectos del consumo de bebidas alcohólicas dependen de la cantidad presente en sangre y de otros factores como la edad, el sexo y el peso, entre otros.

Sistema nervioso central

  • El alcohol tiene efecto sedante, porque es un depresor del sistema nervioso central.
  • Disminuye los reflejos y la capacidad de reaccionar ante situaciones imprevistas. También, reduce las capacidades de coordinación y concentración necesarias para manejar, por lo que aumenta el riesgo de accidentes de tránsito.

La intoxicación etílica aguda es consecuencia del consumo excesivo de alcohol, esta intoxicación tiene diversas fases que van desde la euforia hasta la muerte.

Riesgo psicológico

Los riesgos del consumo de bebidas alcohólicas son múltiples. En un consumo agudo y crónico genera dependencia física y psíquica y su síndrome de abstinencia puede ser mortal.

El mayor riesgo psicológico es el desarrollo de una dependencia, la necesidad apremiante de beber alcohol. Esto junto con la dependencia física, refuerza las conductas de abuso regular.

Riesgo orgánico

El abuso crónico de alcohol está asociado a diversos problemas de salud, prácticamente no existe un órgano del cuerpo humano que no sea afectado por su consumo, pudiendo provocar:

Sindrome de abstinencia

Cuando el consumo se interrumpe bruscamente y sin tratamiento, la dependencia física genera un síndrome de abstinencia que se caracteriza por la presencia de ansiedad , temblores, insomnio, náuseas, taquicardia e hipertensión y puede desembocar en un “delirium tremens”, que reviste gravedad si no se recibe un tratamiento oportuno y adecuado.

El síndrome de abstinencia relacionado al consumo de bebidas alcohólicas y al consumo de benzodiazepinas , puede provocar la muerte a  causa de la deshidratación y de los cuadros cardiovasculares graves que produce.

La ingesta de bebidas alcohólicas durante el embarazo genera alteraciones graves en el feto.

Durante el embarazo el consumo de alcohol debe ser cero. El uso de esta sustancia puede ser muy grave, por la posibilidad de producir síndrome fetal alcohólico.

¿Consumís algo en exceso? Quizá necesites ayuda. Rosario tiene una red de servicios gratuitos para vos. Llamá al 4808797 o acercate a Gálvez 867, de lunes a viernes de 9 a 18 hs.