Registro de personas para tareas de cuidado

Este registro tiene por objetivo crear una base de datos de personas que brinden servicios de cuidado (mujeres o varones). Pensado para quienes requieran apoyos específicos para el desarrollo de sus actividades y la satisfacción de las necesidades básicas e instrumentales de la vida diaria. Esta población comprende a niños y niñas (especialmente de primera infancia), personas con discapacidad y adultas/os mayores que carezcan de autonomía.

La inscripción es presencial, en las oficinas de Empleo de todos los distritos de la ciudad, de 8 a 14 hs. Es válida para varones y mujeres.

CMD Norte Warnes 1917 4806822 (int. 482) / 155023047
CMD Noroeste Provincias Unidas 150 bis 4807680 (int. 355) / 155023014
CMD Sur Uriburu 601 4809890 (int. 395) / 155023015
CMD Sudoeste Av. Francia 4435 4809090 (int. 311) / 155023039
CMD Centro Wheelwright 1486 4802999 (int.495) / 155023052
CMD Oeste Av. Pte. Perón 4602 4805860 (int. 486) / 155023048

Trabajo en igualdad de género

La conformación de un registro de cuidadoras y cuidadores, permite sistematizar una oferta laboral, facilitando así su búsqueda, y además ahondar la propia noción de cuidado. Así mismo tiene como objetivo promover la inscripción también de varones, entendiendo que los servicios de cuidado no tienen que -ni deben- estar exclusivamente a cargo de las mujeres. Además optimiza los canales adecuados para la formación de quienes se registren a tal fin.

El cuidado de las personas, en distintas etapas de la vida, requiere del desarrollo de acciones y prácticas que históricamente han sido llevadas a cabo exclusivamente por las mujeres, producto de la naturalización de los roles vinculados al ámbito privado. Avanzar en la formulación de políticas públicas que propongan el abordaje de una distribución equitativa de las responsabilidades de cuidado implica, en primera instancia, el diseño e incorporación de estrategias que contribuyan en la recolección de la información.

Esta producción de información se torna sumamente relevante a la hora de identificar la oferta existente de estos servicios extra-hogares, fundamentalmente en la órbita informal. Así, dentro del marco de las políticas públicas con perspectiva de género, la confección de este registro bien puede considerarse como un paso más hacia una sociedad más equitativa que concilie vida laboral, reproductiva y familiar, pero también cómo una contribución hacia el cambio cultural promoviendo la corresponsabilidad del Estado y la sociedad, mujeres y varones, en torno al tema del cuidado.