Más luz, menos consumo

El programa de eficiencia energética contempla el reemplazo de manera progresiva de las lámparas blancas de mercurio de 250 w (ya obsoletas) por luminarias amarillas de sodio de alta presión de 150 w. Esta nueva tecnología no sólo permite mantener los niveles lumínicos recomendados por las normas internacionales -además de tener menor emisión de rayos ultravioletas y bajo nivel de encandilamiento-, sino que además ahorra el consumo energético.

El 80% de las lámparas de la ciudad ya fueron reemplazadas.

Durante 2013 la Municipalidad ahorró 4,88 gwhora al año, cifra que representa el consumo del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), la Maternidad Martin y el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Este ahorro básico de energía, además colabora con el compromiso que adquirió Argentina de disminuir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero. Se ha disminuido en 3.600 toneladas el CO2 liberado a la atmósfera. 

Calefones solares

Con la instalación de calefones solares en polideportivos, centros de convivencia barrial y otros ámbitos se aporta al ahorro energético, reducción de gases de efecto invernadero y concientización ciudadana.

La iniciativa propone una alternativa para reemplazar los métodos tradicionales de calentamiento de agua para uso sanitario (en duchas, piletas, cocinas y otros dispositivos). Con estos artefactos, además del ahorro energético, se reemplaza a los combustibles fósiles no renovables por energía solar.

Paneles fotovoltaicos

Rosario se posiciona como el primer municipio del país que genera energía renovable y la inyecta a la red pública, de acuerdo al protocolo de interconexión de la Empresa Provincial de la Energía. 

Los paneles se instalaron en el Palacio Municipal y en la Planta de Compostaje y Tratamiento de Residuos, los mismos, fueron donados por la Universidad Nacional de San Martín, la Comisión Nacional de Energía Atómica, y la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Mincyt.

Reducción de energía en la construcción de edificios

A través de la Ord. Nº 8757 se implementen métodos de construcción que reducen hasta un 80% el consumo energético usado para climatizar. Desde 2013, cuando empezó a regir la Ordenanza creada a partir del trabajo en comisión de distintas facultades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y los colegios profesionales, se estableció una obligación progresiva para quienes tramitan permisos de obras. Además del ahorro que significa en materia energética, aplicar estos métodos disminuye las patologías y reduce el mantenimiento de las estructuras.

Si bien la adecuación a la normativa tiene un sobrecosto, la incidencia del mismo es mínima en relación al ahorro energético. Aplicar una doble pared, incorporar una aislación térmica en el techo o simplemente buscar una mejor orientación para las aberturas fueron y son algunas de las recomendaciones que se surgen de la Ordenanza.

Estas modificaciones reducen la cantidad de patologías por condensación superficial e intersticial, lo que lleva a gastar menos en tareas de mantenimiento. También revaloriza el último piso en edificios de vivienda de propiedad horizontal por el aumento de la resistencia térmica del techo, algo que se propone a la mayoría de las construcciones en la actualidad.

Consultá algunos consejos para el ahorro de energía en tu hogar.

147 alumbrado
147 atención Ciudadana