Paseo de los Olímpicos

Se trata de un homenaje que Rosario rinde a los representantes que tuvo la ciudad desde 1924 hasta la fecha, en la máxima cita del deporte mundial. El paseo abarca ambas veredas de avenida Pellegrini, desde Moreno a Sarmiento, donde se colocaron placas de acero inoxidable con los nombres de cada uno de los deportistas reconocidos, además de la disciplina, fecha y lugar donde compitieron. 

La ciudad cuenta con 174 deportistas olímpicos en su historia: 136 en Juegos Olímpicos, 29 en los Juegos Paralímpicos y 9 en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Rosario conforma, detrás de Capital Federal, la delegación más numerosa. Aunque encabeza la relación olímpicos- cantidad de habitantes.

El proyecto fue coordinado por distintas secretarías municipales junto a empresarios del Centro Comercial a Cielo Abierto Paseo Pellegrini y representa un destacado espacio de reconocimiento del vínculo social con los deportistas en todas sus instancias, jerarquizando al deportista olímpico y paralímpico.

A lo largo del recorrido las personas que caminen por las veredas de Pellegrini se podrán encontrar, entre otras, con las placas de Lionel Messi, el mejor futbolista del mundo; Luciana Aymar, leyenda del hockey y del deporte argentino; Alberto Demiddi, el remero más importante de la historia de nuestro país; Luis Brunetto, primer medallista sudamericano en atletismo; las deportistas paralímpicas Susana Olarte y Noemí Tortul, o Irene Verasio y Agustina Santamaría, recientes representantes en los Juegos de la Juventud realizados en 2014.

Los olímpicos de la ciudad

La primera participación argentina en los Juegos Olímpicos se dio en París 1924. La delegación oficial contó con el aporte de cuatro representantes rosarinos: los atletas Federico Brewster y Luis Antonio Brunetto, el tirador Juan Papis y el remero Justo Pellejero. Se destacó Brunetto, en salto triple, que obtuvo la primera medalla de plata del atletismo sudamericano.

Juan Carlos Zabala fue el primer deportista rosarino en subirse al máximo escalón del podio. “El Ñandú Criollo”, apodo con el que se conocía a Zabala, se quedó con el oro en el maratón de Los Ángeles 1932. Cuatro años después Oscar Casanovas fue oro en boxeo en la categoría pluma en Berlín 1936.

El remo es la disciplina que más atletas rosarinos aportó para la máxima cita deportiva mundial: 43, siendo Alberto Demiddi su mayor exponente, al obtener una medalla de plata en Munich 1972 y una de bronce en México 1968 en single scull.

Desde 1988 el hockey sobre césped ha ido ganando espacio. El seleccionado femenino participó de seis de las siete últimas ediciones de los juegos, en todas ellas con jugadoras rosarinas de la talla de Luciana Aymar, Ayelén Stepnik, Laura del Colle y Agustina Bouza.

En tanto, el fútbol suma 26 rosarinos, con logros que abarcan medalla de plata en Amsterdam 1928 -con Octavio Díaz- hasta los oros de Atenas y Beijing con Lionel Messi y Javier Mascherano.